Presagio…

Por: Carlos Cedeño-LD

Traer un técnico para Delfin, sin cartel, sin trayectoria como tal o como jugador es casi escribir sobre una lápida “aquí murió, porque yo lo sabía”. Un técnico de apellido Alarcón involucrado en la “farándula” del descenso de Azogues, no abriga ninguna clase de esperanza sino disolución aunque sean otros los que juegan.

No me gusta ser agorero, pero el equipo cetáceo está sentenciado. Ojalá me equivoque. Le preguntaba a Paúl, un joven estudioso del fútbol, que le parecía lo hecho por el presidente dueño de las Esquinas, y me respondió con señas y muecas que el tiempo lo dirá, pero que era un relleno lo traído, con un preparador de esos tantos que deambulan en el Ecuador y que están para cualquier cosa aceptando sueldos que los ayudan a sobrevivir como la gran mayoría.

Leí el comunicado publicado en redes sociales lleno de errores de palabras, que confirman lo que me atrevo a presagiar, así como dije que el “Che” Bustos jugaba a ser técnico temeroso y, como no arriesgó no ganó.  En el anuncio también se hacía referencia al terremoto, es casi como haber dicho que al Delfín también llegó: todo se cayó, todo se derrumbó, solo quedan escombros, que no servirán para levantar el plantel perdido. Puedo decir que no solo se cayeron viviendas, sino que casi desaparece el fútbol de Manabí, donde jugadores extranjeros prefirieron irse “muertos del miedo”.

Cuál es la solución, para no ser mediocres de contratar lo menos malo, es la falta de visión, no ver al fútbol para hoy, sino para mañana, caso específico en nuestro país, el club  Independiente del Valle, o me equivoco?. Quizás sí y no porque esto del fútbol nos permite interpretar bajo nuestra responsabilidad, con el claro convencimiento de dar luces y no hacer daño, porque queremos días diferenciados que queden marcados como fechas relevantes en la historia del fútbol en todo su contexto.

La crisis del Delfín se agudiza más porque no podrá hacer taquilla en la joyita del Jocay tocado por el impredecible terremoto que ha hecho remover los cimientos de una sociedad que ya no es la misma y un equipo llamado “ídolo” que ya no tiene el objetivo inicial

Esta realidad ineludible, nos vuelve al pasado, otra vez será. Ojalá también pudiéramos empezar de cero en la forma de hacer dirigencia en esta provincia. Con esto quiero decir que enhorabuena sigan existiendo, mientras esperemos llegue un salvador, no turista o aventurero.

Ojalá, me equivoque…!.

 

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz