La polémica de la altura

“La pelota no dobla, así no podemos jugar”. La frase de Daniel Passarella ya es inmortal y fue estrenada el domingo 2 de junio de 1996, aquí en Quito, después de una derrota de la Argentina por 2-0 ante el local. La caída ante el equipo que dirigía Francisco Maturana y en el que brillaba Alex Aguinaga no fue para tanto: recién se jugaba la segunda fecha de la Eliminatoria rumbo a Francia 98. Pero el Kaiser tenía esas cosas, victimizarse le salía fácil, según publica Clarin.com.

Un gol de Montaño de cabeza y otro de Eduardo Hurtado a un minuto del final le dieron aquel triunfo a la Tricolor ante una Argentina que formó con Bossio; Zanetti, Cáceres, Sensini, Chamot; Simeone, Almeyda, Hugo Morales; Ortega; Caniggia y Batistuta.

Passarella no fue el único en quejarse: el Cani y el Bati contaron que les dolió la cabeza durante todo el partido jugado en el estadio Olímpico Atahualpa, el mismo donde la Selección de Sampaoli se jugará su clasificación a Rusia.

En junio de 2009, previo a otro choque aquí, el volante Cristian Noboa (relegado en el actual equipo, pero compañero de los argentinos en el Zenit ruso) puso luz sobre el asunto: “Acá la pelota no dobla, es cierto lo que dijo Passarella. Ahora no sé si eso nos favorece. La realidad es que nosotros estamos acostumbrados y nos adaptamos mejor. Pero esto es fútbol, 11 contra 11, y gana el que hace más goles. Cuando ganamos no creo que sea por la altura”, afirmó.

Lo concreto es que hoy los 2.850 metros de altura son un tema de polémica aquí en Ecuador. Gustavo Quinteros, el técnico argentino que fue despedido por la Federación, insistía en jugar en el llano, argumentando que muchos de sus jugadores también necesitaban adaptarse. El DT interino, Jorge Célico, destaca “la memoria de altura” que tienen sus jugadores y apuesta a jugadores que conocen el ambiente. “Siempre nos ha ido bien aquí”. Los números recientes lo contradicen: en la actual Eliminatoria, Ecuador jugó ocho partidos en Quito y ganó sólo cuatro (ante Bolivia, Uruguay, Chile y Venezuela), empató uno (contra Paraguay) y perdió tres (frente a Brasil, Colombia y Perú). Convirtió 13 goles y recibió 10. Los últimos dos los perdió: 2-0 ante los de Pekerman y 2-1 contra los de Gareca.

En 2013, consultado por el tema, Alejandro Sabella (quien fue ayudante de campo de Passarella aquella vez) dio su versión: “La realidad es que la pelota dobla más tarde porque al haber menos resistencia pierde velocidad y cae o dobla más tarde”.

Pasan los años y la pelota sigue sin doblar, aunque Ecuador ya no es tan fuerte en Quito y de hecho llega a la última fecha eliminado pese a haber ganado los primeros cuatro partidos de esta Eliminatoria, incluido el debut ante Argentina, el sorprendente 2-0 en el Monumental.

Mucho de realidad, algo de fantasmas, la altura juega en la cancha y en la cabeza de los protagonistas. Será otro rival a vencer para una Selección que de complejos sabe bastante.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz