LA CEGUERA DEL FÚTBOL

Por: Carlos  L.  Cedeño-LD

Todos opinan, nadie está excepto, cada uno es un técnico. Así es el fútbol, algunos pierden su condición de tolerancia. He podido leer y ver a académicos mezclándose con el pueblo, en busca del goce de la felicidad extinguida en el día a día.

Hoy después del resultado entre Ecuador y Brasil habrán vaticinadores y sabelotodos. Nada nuevo para este millonario deporte que da alegrías, pese a que ningún espectador gana dinero, pero si los protagonistas que “aman” la camiseta de su país.

Qué puede pasar en un partido de 90 minutos: lo primero una derrota, lo segundo un empate y los tercero una victoria; es simplemente fútbol que une a cholos, montuvios, blancos, negros, mestizos, ejecutivos, letrados, iletrados, mandatarios, académicos y bohemios cegados de fútbol. Cuál será el resultado?

Cómo jugará la selección, “cómo Emelec” – ¡claro que no!-  pero son los memes de esta era digital. Lo cierto es, que todo técnico motiva  a sus dirigidos a ganar, en nombre de la nación, porque además  este fenómeno social es sinónimo de economía para los dos protagonistas: jugadores y directores técnicos; por lo tanto ninguno sale a perder, porque todos tienen la ambición de ganar y con ello la posibilidad de nuevas oportunidades.

Brasil el pentacampeón, Ecuador el mundialista que solo ha superado una primera fase en Alemania 2006. Que distancia, pero no es así, porque en 23 años los brasileños no  nos han ganado, los hemos vencido una vez y tres empates. Cuál será la historia de este nuevo encuentro que tienes matices de igualdad de conjunto, desigualdad de talentos y los millones que pesan los visitantes que juegan con su tradición, mientras nosotros por la superación.

Así, solo queda esperar que llegue la hora del partido en el estadio Atahualpa, para disfrutar solo, entre amigos o recurrir a alguna cábala de victoria, como la vida misma, pero que al final del pitazo, TODO PASA.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz