Jaime Iván Kaviedes: Llegué hasta donde quise, sin lamentos

Los 43 goles con Emelec que le dieron a Jaime Iván Kaviedes el título de goleador mundial, en 1998, todavía retumban en la memoria del Nine, con la misma intensidad que hace casi dos décadas. Pese a una irregular carrera deportiva, que tuvo innumerables capítulos de indisciplina que no dejaron que se asentara en prácticamente ninguno de los 16 clubes en que militó (entre nacionales y foráneos), el autor del gol que clasificó a Ecuador a su primer Mundial (1-1 ante Uruguay, el 7 de noviembre de 2001) le dijo a Diario El Universo no lamentar nada ni sentir que está en deuda.

¿Por qué nunca alcanzó la regularidad en ningún club?

Fue fundamentalmente por inestabilidad emocional. Incluso, estudié (temas de) psicología para intentar entenderme, pero no pude. Desistí. Tuve mucho amor de pequeño con mis abuelos, pero no un guía. Esa carencia afectiva de pequeño hizo que siempre que surgía algún problema, o que no me sintiera bien, me fuera (de los clubes que lo contrataban), sin importar las consecuencias.

¿Siente que en el fútbol le quedó mal a alguien?

No. Llegué hasta donde quise, porque yo decidía. ¿Por qué me fui del Porto (la que llegó en el 2002 y no jugó más de 15 minutos en la Copa de Portugal), por ejemplo, pese a económicamente ganar lo que nadie se imaginaba? Porque mi abuelo estaba enfermo y quería que yo estuviese con él. No me dieron permiso, pero me vine (a Ecuador). Es algo que pocos entenderían. No me arrepiento de nada.

¿Sigue jugando fútbol?

Sí. No a nivel profesional, pero a los 42 años capaz vuelvo, solo porque me aseguraron que no podría. Juego en Santo Domingo con un grupo de amigos de escuela, del colegio y del barrio. Con ellos juego todos los sábados desde hace muchísimo tiempo, como si fuese una religión.

Siempre decía que su gol favorito sería el siguiente, ¿ya se decidió por alguno?

Lo decía así porque no me sentía retirado. Me quedo con los 43 de Emelec. También con uno que hice con la punta del pie, de tiro libre, jugando con Barcelona ante Deportivo Cuenca (‘Por fin marcó Kaviedes’, tituló este Diario el 19 de junio del 2005 en la victoria canaria 2-1 frente a los morlacos, en el Monumental). Lo practiqué mucho. La pelota pegó en el travesaño, entró y salió; pero yo ya lo estaba celebrando en una esquina de la cancha. De ahí, el de chilena (al Barça en la liga española, con el Valladolid; el partido, en el 2001, finalizó 2-2).

¿Y entre los goles en la Tricolor con cuál se queda?

Aunque me dé alzhéimer, la gente no permitirá que me olvide de los goles ante Costa Rica y frente a Uruguay. (El primero, en el Mundial de Alemania 2006) en honor al desaparecido atacante Otilino Tenorio, el Nine celebró con una máscara, como lo hacía Otigol. El segundo, en el 1-1 con Uruguay, cuando su frentazo, tras pase de Álex Aguinaga le dio a la Selección el boleto a Corea-Japón 2002.)

¿Hubo alguien en el fútbol que marcara su vida?

El Bolillo (Hernán Darío Gómez, técnico de Ecuador entre 1999 y 2004), con los ojos cerrados. Marcó mucho mi vida por cómo fue él siempre conmigo. Muchos me entrenaron, muchos me formaron; pero al Bolillo lo conocí como persona, como amigo. Hernán es un ejemplo en muchas cosas para mí.

¿Y entre los compañeros?

Pancho (José Francisco Cevallos, con quien jugó en la Selección y en Barcelona). Era mi compañero de habitación. Es como mi hermano mayor. Siempre fue mi guía. En las convocatorias (a la Tricolor ) siempre anduve con él. Quizás si un día a él no lo hubiesen convocado, yo tampoco habría ido, o me habría quedado rezagado, solo.

¿Hubo un club en el que se sintió mejor que en otros?

Emelec. Ahí sentí el cariño de la gente, es una sensación indescriptible. Le debo a Emelec no haber vuelto a jugar ahí. Lloraré el día que entre al estadio Capwell y juegue con Emelec. Me he imaginado muchas veces una despedida. Otro club fue El Nacional porque había estabilidad y una diferencia entre lo directivo y lo deportivo.

¿Sigue sintiendo el cariño de la gente?

Más de lo que merezco. TOMADO DE DIARIO EL UNIVERSO

Capaz vuelvo a los 42 años (al fútbol profesional) solo porque me dijeron que no podría. Fui de retos siempre, mas no acabé ninguno
Jaime Iván Kaviedes,exfutbolista.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz