ÉTICA

Abg. Gabriel Velásquez Reyes

gabriel128196@gmail.com


Uno de los aspectos más relevantes del desarrollo personal y profesional es el relativo a la ética, quizás porque se considera estrechamente vinculado al comportamiento de las relaciones de vida y trabajo. Sin embargo, más allá del ámbito laboral, la ética es determinante para el individuo y su entorno, ya que de ella dependen la claridad y transparencia de los conceptos que de una u otra manera se traducen en hechos. La ética  puede definirse como el conjunto de normas que ordenan y regulan los valores y principios de conducta de una persona o de la comunidad, reflejada en el compromiso, honestidad, lealtad, franqueza, integridad, respeto por los demás y sentido de responsabilidad, entre otros. Garantizar la ética laica como sustento del quehacer público y el ordenamiento jurídico es un deber primordial del Estado de acuerdo a lo dispuesto en la Constitución de la República.

Adicionalmente, en lo que respecta a  la confianza colectiva a favor de un gobierno nacional, provincial, cantonal o parroquial, es vital y fundamental en cualquier sociedad democrática, sobre todo cuando los/las ciudadanos/as esperan servicios públicos de calidad, equidad y que su administración se lleve a efecto de forma correcta. De esta manera, la ética sería el soporte prioritario e indispensable para garantizar esta confianza a través de la promoción de la referida actitud en el servicio público, vinculando principalmente a la transparencia, la cual actuará como elemento revelador del buen funcionamiento del Estado, convirtiéndose también en una herramienta esencial en dicho proceso; por cuanto no es posible hoy hablar de un gobierno transparente sin requerir una rendición de cuentas clara y precisa por parte de quienes laboran en la gestión pública como parte del cumplimiento de la responsabilidad señalada en la Carta Fundamental.

Las entidades públicas deben incorporar individuos íntegros, es justamente aquí donde tendría que prevalecer a más de lo establecido en la Ley vigente, la expedición de actos normativos (Código de Ética) que regulen la participación y desenvolvimiento de los/ las Servidores/as Públicos, en lo referente a la responsabilidad y ética en el desempeño de sus funciones, de tal manera que este componente humano aporte a la erradicación de la ineficiencia, desorden, abuso de poder y la arbitrariedad, provocando notoriamente el desarrollo de un factor trascendental para la creación y el mantenimiento de la confianza en la administración pública.

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz