El ocaso del Kayser

Lamentable pero real, el alemán  otrora campeón de Fórmula 1 Michael Schumacher pesa actualmente unos  45 kilos, no habla, no se mueve y no respira de forma natural. Lo hace mediante una máquina artificialmente durante las 24 horas del día.

Son 15 especialistas que le atienden día y noche en su casa, donde permanece postrado en la cama, desde hace 3 años y medio cuando esquiando sufrió el accidente. En total, el tratamiento le cuesta a la familia Schumacher unos  cien mil euros mensuales.

Según fuentes médicas es tan grave la situación del ex líder Ferrari que avizoran no volverá a levantarse jamás, ya que los daños neurológicos que ha sufrido en los tres años que ha estado en coma son irreversibles. Debido a lo costoso del tratamiento su esposa Corinna se ha visto obligada a vender la mansión que poseían en Noruega y su jet privado.

 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

Notify of
avatar
wpDiscuz