Bielsa y su charla del éxito

Gonzalo Pisco Sánchez

gpubli@yahoo.com

@GpubliPisco

Tener posesiones materiales, tantos ligues con el sexo opuesto, dinero suficiente por negocio o profesión o el acceso a placeres de pocos como viajar mucho, vestir bien o frecuentar sitios exclusivos; pueden ser el detonante de nuestro deseo de tener éxito en la vida. En pro de esos esquemas mentales de éxito median decisiones como estudiar profesiones rentables aún sin tener vocación, anexarse a círculos o personas influyentes, ejercer vehementemente la coerción o el oportunismo. Pues como lo define el diccionario el éxito es un resultado.

Nadie puede ser juzgado por anhelar el éxito. Todos lo deseamos, como meta o porque nos sentimos con un talento que nos pueda deparar logros satisfactorios. Lo realmente importante es tener claro qué es el éxito en nuestra cabeza y con que se relaciona. Si lo relacionamos con una profesión, ser profesional no es el éxito, ser el mejor es lo deseable y el resultado de ese deseo traducido en aceptación o progreso material, ese es el éxito.

En estos días el reconocido entrenador Marcelo Bielsa, le ha dicho a Benjamín Mendy joven promesa del Olympique de Marsella que es muy probable que llegue a ser el mejor marcapunta  del  mundo pero que debe saber que eso le puede costar parte de su felicidad y sino que pregunte a quienes han alcanzado la gloria.

Como el “loco” Bielsa hay quienes sostienen que el éxito como tal no es nada más que resultados que no siempre se pueden disfrutar por el tren de vida de una persona deseosa de logros. Por ello es que muchos al alcanzar metas se plantean agregar valores a sus deseos y redefinen la manera de vivir el éxito con verdadera satisfacción. Ser el mejor te quita felicidad, horas con tu familia, dice Bielsa, y si no quieres ser el mejor ¿Qué problema hay?, remarca.   Colijo estas etapas para allanar el éxito: desearlo, poder elegir nuestra propia idea de éxito, agregarle valores para disfrutarlo con la posibilidad de ser feliz sin las condiciones de ser el mejor.  Hay que entender que éxito, riqueza material y felicidad no son lo mismo y cuesta demasiado lograr que se parezcan o se junten.

 


 

Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of